Mi casa, el nuevo salón de clases

¿Extrañas las sillas incómodas del salón? ¿Las micro paletas para recargar tu libro? ¿Qué dices de las mil veces que tiraste la pluma, la goma, el lápiz, o las tres al mismo tiempo? Nadie extraña lo incómodo que es no estar en casa. Y por eso ahora podemos elegir cómo acomodamos nuestro salón privado. Te damos algunas recomendaciones para crear un espacio de estudio efectivo.

¿Dónde?

Muchas personas recomiendan designar un solo lugar para estudiar, sin embargo, algunas personas odiamos la monotonía y siempre buscamos el cambio. ¿Por qué no estudiar en la cocina? Experimentar en diferentes ambientes podría ser menos aburrido. Tal vez descubras que el lugar que menos esperabas es, de hecho, el más cómodo.

Elige tu asiento

Un sillón o una silla no son las únicas opciones para sentarse. Intenta trabajar en tu cama, en el suelo, en el jardín o el balcón. También puedes cambiar de posición al estudiar: de chinito, acostado, boca abajo; sé creativo.

Busca la luz natural

Un espacio iluminado te ayudará a concentrarte mejor. Si no entra ni un rayito de sol, puedes usar una lámpara de escritorio para iluminar tu zona de estudio.

Ordena tu escritorio

Un espacio desordenado puede llamar tu atención de mil maneras. Organiza tu espacio, trata de tener solamente los instrumentos necesarios para tu aprendizaje. Cualquier otro objeto puede distraerte constantemente, tu celular, por ejemplo, es el mayor distractor.

Motívate y recompénsate

Puedes pegar una lista de las cosas que tienes que hacer y táchalas cuando las vayas completando. Así, podrás ver tu avance y lo que te falta por terminar. También puedes ponerte metas y cada vez que las completes recompénsate con tu snack favorito o un pequeño receso.

Controla el sonido

Experimenta no necesariamente escuchando música, sino sonidos ambientales como el océano, el bosque, la lluvia, entre muchos más. Éstos los puedes encontrar en cualquier servicio de música en streaming. Ponte tus audífonos y desconéctate del ruido de exterior. Si la letra de tu canción favorita te llama más la atención que la lectura de la clase, intenta reproducir el soundtrack de tu película o videojuego favorito para eliminar la tentación de cantar.

Abre las ventanas

Un lugar fresco siempre ayuda a aumentar la productividad y concentración, por eso mantén tu lugar de estudio ventilado. También puedes prender una vela o incienso y si tienes un humidificador con aceites esenciales, mejor. Algunos olores te pueden ayudar a enfocarte y mantenerte activo.

Pega notas

Usa una pared como pizarrón para pegar notas adhesivas con nuevas palabras, significados, frases, entre otras; así las recordarás cada vez que las veas. Si tienes una pared en frente de tu lugar de trabajo, ¡ya tienes tu oficina completa!

Acomoda el lugar a tu gusto. Aprovecha que no hay nadie que se queje de tu lista de reproducción o te critique por llevar pantuflas todo el día. Disfruta de las ventajas que la tecnología nos ofrece, un salón físico por uno virtual en donde el espacio físico lo controlas tú.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Entradas recientes

La suerte que tenemos

¿Estamos realmente conscientes de qué tanta suerte tenemos? En el blog de esta semana recordamos

Categorías