La suerte que tenemos

¿Estamos realmente conscientes de qué tanta suerte tenemos? En el blog de esta semana recordamos y agradecemos nuestros derechos a la educación en comparación a muchos otros países.

En 1948 la Declaración de Derechos Humanos estableció que todos tendríamos acceso a la educación superior, que esta sería abierta para todos, siempre que cumplamos con las condiciones académicas tales como mantener altas calificaciones. Antes de esto, en México, durante el siglo lXX, las mujeres solo eran permitidas aprender artes y oficios como costura y bordado. En 2018, sin embargo, el 53% de estudiantes universitarios que se titularon eran mujeres.

Alrededor del mundo la educación sigue siendo inaccesible para millones de niños y adultos. Según humanium.org, más de 72,000 niños no asisten a la escuela y 800 millones de adultos son analfabetos y no pueden mejorar su calidad de vida. Debido a factores tales como su género e identidad cultural, muchas personas se encuentran marginalizadas y por lo mismo no tienen acceso a la educación, a un sistema de salud o a los recursos financieros que se requieren día a día.

Es sorprendente que aquellas personas que tienen la oportunidad de estudiar y cumplir sus sueños estudiando en educación superior, también sufren discriminación por los mismos factores: su género, su nacionalidad o su posición socio-económica. A pesar de que muchos ya tenemos acceso a la educación, la dura realidad es que siguen existiendo prejuicios:

  • En 2002, un estudio británico reveló que 40% de estudiantes con discapacidades se sentían
    aislados y no recibían el apoyo necesario para aprovechar de sus estudios.
  • En 2011, más del 70% de alumnos en la India provenían de familias adineradas.
  • En 2019, 83% de estudiantes universitarios en los Estados Unidos fueron testigos de
    discriminación contra estudiantes musulmanes.

Dicho todo, hay que aprovechar al máximo de nuestros derechos a recibir una educación formal, ya sea presencial o a distancia. Sigan enfocados en sus estudios y sus metas. ¡No desperdiciemos las oportunidades que tenemos!

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Entradas recientes

Categorías